miércoles, 15 de mayo de 2013

El viento disfrazado de sonrisa

El viento disfrazado de sonrisa
susurra un tenue atisbo de ternura,
traspuesto y trasnochado de hermosura.
Navega solo, pues no tiene prisa.
 
Se embriaga de un licor que no le avisa
y ve escapar de pronto su cordura.
Dispuesto a no guardar la compostura
maldice y grita y llora e improvisa.
 
Se queja de sus logros y sus vicios,
derriba parapetos ancestrales
y tergiversa rito y sacrificios.
 
Construye nuevos muros entre iguales
por ver al hombre lleno de prejuicios
y con su verbo ahuyenta al fin sus males.

1 comentario:

  1. "y con su verbo ahuyenta al fin sus males"

    magistral.

    saludos!

    ResponderEliminar